El GAFI abre a consulta pública la actualización de su guía sobre riesgos en Activos Virtuales y en Proveedores de Servicios de Activos Virtuales

El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) va a actualizar su Guía de junio de 2019, sobre los riesgos de los Activos Virtuales (Virtual Assets, VA en adelante) y los Proveedores de Servicios de Activos Virtuales (Virtual Assets Service Providers, VASPs en adelante). El objetivo principal que busca esta actualización es el de esclarecer los conceptos de VA y VASPs e imponerles obligaciones n materia de blanqueo de capitales y lucha contra el terrorismo. La actualización gira en torno a 6 puntos clave:

  1. Profundizar en los conceptos de VA y VASPs, como se mencionó antes. El GAFI apuesta por una definición amplia, de forma que ningún activo financiero escape a quedar cubierto por la regulación de los Estándares. Se estima que, bajo estas precisiones, todo activo financiero va a quedar configurado bien como activo virtual o bien, como activo financiero tradicional.
  2. Pautas en la aplicación de los Estándares del GAFI a las stablecoins.  
  3. Orientación adicional acerca de los riesgos intrínsecos a las transacciones peer to peer (red de pares), así como guía sobre los mecanismos de mitigación de potenciales riesgos.
  4. Actualizaciones en la forma del procedimiento de la concesión de licencias y registro de los VASPs.
  5. Orientaciones para tanto el sector público como el privado en la implementación de la “travel rule”.
  6. Incluir la observancia del Principio de Intercambio de Información y el Principio de Cooperación, por parte de los supervisores.

El GAFI opina que estos cambios contribuirán a mantener el equilibrio en “las reglas del juego” para los VASPs así como la minimización de regulación arbitraria en el sector y países.

La Guía está siendo sometida a consulta pública hasta el 20 de abril de este año. El GAFI invita abiertamente a participar en la consulta, especialmente busca la opinión de los representantes de la comunidad de activos virtuales, académicos, VASPs, bancos y desarrolladores tecnológicos, entre otros.

Destacar que el GAFI requiere de asesoría y opinión en algunos aspectos concretos de la actualización. En este sentido, cabe mencionar algunos como: 

  • Conformidad con respecto a la definición de los VASPs 
  • Acerca de las medidas de mitigación de los riesgos en las transacciones peer to peer
  • Sobre la claridad de la Guía con respecto a la travel rule
  • La suficiencia de ésta con respecto a la mitigación de potenciales riesgos en las stablecoins

Y finalmente, anima a realizar contribuciones adicionales o sugerencias que puedan resultar de interés para incluir en la versión final.

Víctor León de Prada